Historia de una Pesquería – Camarón marino.

Por Ariel Padrón Valdés

El camarón es el segundo recurso exportable de la Industria Pesquera Cubana. Estas pesquerías existen hace más de 6 décadas en Cuba, pero es en la década de los 60 que comienza su incremento y tecnificación, y ya en los años 70 alcanza desembarques alrededor de las 6000 toneladas anuales, e incluso superiores, entrando en fase de sobrexplotación, producto de los altos esfuerzos de pesca aplicados.

En Cuba, las pesquerías de camarón marino se iniciaron prácticamente desde que los conquistadores españoles introdujeron redes muy semejantes a la “atarraya”. No obstante, a pesar de la introducción de las redes de arrastre en 1953, el desarrollo de esta actividad llega con el Triunfo de la Revolución. A partir de 1959, se acelera el desarrollo de las inversiones en el sector pesquero (construcción de barcos, montaje de plantas, frigoríficos, fábricas de hielo, etc.), convirtiéndose definitivamente para 1969 en una pesquería industrial estatal. La utilización masiva de los barcos de ferrocemento y acero, con motores más potentes, permite en 1975 introducir y generalizar el uso de las redes gemelas.Todo esto trajo consigo, además del aumento de las capturas, un incremento notable en el esfuerzo de pesca ejercido y en el poder de pesca de las embarcaciones, lo que unido al acceso de la flota arrastrera a zonas próximas a la costa donde existe alta proporción de juveniles y camarones pequeños, hizo que en 1977 se evidenciaran los primeros síntomas de la sobrepesca del recurso.

En la década de los 80 comienza el descenso en las capturas, y se aplican las primeras medidas reguladoras, sin que se lograra la recuperación de las poblaciones camaroneras, lo que hizo pensar que además de la sobrepesca, existían otros factores de origen antrópico y naturales que afectaban al recurso. Entonces, se aplican medidas más estrictas de regulación que contemplan: mayor reducción del esfuerzo pesquero, implantación de vedas totales o parciales en períodos de reclutamiento a la pesquería, prohibición de operaciones pesqueras a lo largo de la franja costera (de 1 hasta 2 millas náuticas), y en áreas de conocida alta densidad de juveniles, así como, prohibición de pesca en las cuadrículas donde se manifiesten altos porcentajes de ejemplares de pequeña talla en las capturas.

A partir del Triunfo de la Revolución, se acelera el desarrollo de las inversiones en el sector pesquero, la actividad del camarón después de alcanzar la máxima captura (5800 t), toca fondo en el 2007 con 464 t. Desde entonces, un manejo intencionado ha posibilitado que se recuperen los niveles de captura, pronosticándose para el presente año superar las 1000 t de este exquisito manjar marino.

1 comentario

    • Nilia Ana Dalmendray en 22 marzo, 2018 a las 8:59 pm

    Importante.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.