Corrientes marinas

Una corriente se crea cada vez que se produce un desnivel en el mar, pues la tendencia de éste es a eliminarlo. Un ejemplo típico es cuando se introduce un cubo en el mar, se llena y se saca y no se queda ningún hueco, pues el desnivel es rápidamente equilibrado. Estos desniveles pueden ser producidos por el viento, cambios en la presión atmosférica, diferencias en la temperatura y la salinidad de las aguas, la marea e incluso las descargas de un río, entre otras causas.  

Existes muchas clasificaciones para las corrientes marinas, pero una muy fácil es aquella que las divide en: permanentes, periódicas y circunstanciales. Entre las permanentes se encuentran las grandes circulaciones oceánicas que están acopladas al sistema de los vientos planetarios. Estas corrientes junto con el viento, son las encargadas de distribuir el exceso de calor que el planeta recibe en la zona Ecuatorial y transportarlo hacia los polos, de forma tal, que la temperatura promedio del planeta es de unos 15ºC.

Una corriente permanente muy conocida, es la Corriente del Caribe, que penetra en el mar del propio nombre a través del Arco Antillano y recorre todo el Sur de Cuba para ingresar al Golfo de México por el estrecho de Yucatán, y unirse posteriormente a la Corriente del Golfo desde su inicio en la Florida. Estas corrientes son aprovechadas por muchas especies durante sus migraciones al trasladarse de una región a otra, este es el caso se varias especies de agujas y túnidos. Además de ser útil para las especies migratorias, también transportan huevos y larvas de animales, distribuyéndolos por varias regiones.

Entre las corrientes consideradas como periódicas se encuentran las de marea. Dicha corriente es producida por el avance y retroceso de las aguas durante las mareas, pudiéndose observar fácilmente en estrechos y canales, con un movimiento que cambia periódicamente en un sentido y otro, dependiendo de si la marea está en llenante o vaciante.

Las corrientes circunstanciales, son aquellas que se producen en un momento dado, debido a la acción de varios factores. Como ejemplo de estas se pueden citar: la corriente que se produce cuando hay una descarga de un río en la costa, especialmente en los momentos de crecida. Otra de estas corrientes, es la llamada corriente de resaca o de retorno, conocida por muchos bañistas en nuestras playas, aunque también se observan en las costas. Se genera principalmente por el rompimiento irregular de las olas a lo largo de la cresta, llegando bruscamente a la playa con un índice elevado de energía, desvaneciéndose luego sobre el fondo, para posteriormente regresar hacia el mar por un canal a través de las olas.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.