La solidaridad no es una opción, es una necesidad

Díaz-Canel presidió el acto por los 60 años de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Argelia

Seis décadas han servido para estrechar y desarrollar las relaciones políticas, que hoy son excelentes, y para fomentar los vínculos económicos y de cooperación entre Cuba y Argelia, señaló Rodrigo Malmierca Díaz, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, en el acto por el aniversario 60 del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

En el salón Portocarrero, del Palacio de la Revolución, tuvo lugar en la tarde de ayer la celebración, encabezada por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Fue un espacio para el homenaje y el agradecimiento por el apoyo que se han brindado ambos pueblos y gobiernos en momentos extraordinarios. No faltó el reconocimiento a cuanto impulso dieron al fomento de esas relaciones, en diferentes momentos, Fidel, Raúl, el Che y los amigos Houari Boumediene y Abdelaziz Bouteflika, presidentes del hermano país magrebí.

Ambas naciones, dijo Malmierca Díaz, hemos compartido procesos sociales de carácter popular y antimperialistas, y enfatizó en que «estos son tiempos de actuar con unidad, cohesión, creatividad y solidaridad en defensa de nuestros intereses colectivos».

Las relaciones entre la República Argelina Democrática y Popular y Cuba constituyen un ejemplo incuestionable de amistad, cooperación, solidaridad y de los estrechos vínculos entre ambos pueblos y gobiernos, y entre sus principales dirigentes, comentó.

Recordó el envío, en mayo de 1963, de la primera brigada médica internacionalista cubana al exterior, cuyo destino fue, precisamente, Argelia. Iniciaba así un largo y fecundo camino para Cuba en su propósito de compartir, con países hermanos, sus profesionales y saberes en pos de la salud de los pueblos.

En nombre de Cuba agradeció al pueblo y gobierno argelinos por la postura en los foros internacionales en rechazo al genocida y criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por la administración estadounidense a la Mayor de las Antillas.

Cuba continuará su modesta contribución, a pesar de las complejidades. «Lo hacemos con la profunda convicción de que la solidaridad no es una opción, sino una necesidad», aseguró.

En el acto –con la presencia del primer ministro, Manuel Marrero Cruz; del canciller Bruno Rodríguez Parrilla, y del ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, general de cuerpo de ejército Álvaro López Miera, todos miembros del Buró Político; así como del Comandante del Ejército Rebelde, José Ramón Machado Ventura, y del vice primer ministro Ricardo Cabrisas Ruiz–, el embajador argelino en la Isla, Abdelkrim Benchiach, reconoció que el apoyo y el respaldo de Cuba han permitido a varios pueblos recobrar su independencia, asegurar su soberanía y construir sus países. Felicitó al archipiélago por su elección a la Presidencia del Grupo de los 77 más China, para 2023.

Al recordar el 17 de octubre de 1962, fecha en que se establecieron las relaciones diplomáticas entre ambas naciones, reconoció los excelentes nexos políticos que las distinguen, y que cada día se consolidan «mediante una cooperación multiforme y una fructífera concertación en los temas de interés».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.